EE.UU. ANUNCIA UNA DE LAS BATERÍAS DE SANCIONES CONTRA RUSIA MÁS DURAS DESDE QUE COMENZÓ LA GUERRA

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos, en coordinación con el resto de países del G7, ha anunciado este viernes una ola de sanciones contra más de un centenar de individuos y entidades asociadas a los sectores metalúrgico, minero, financiero, tecnológico y militar de Rusia, así como contra 30 ciudadanos y entidades de otros países acusados de colaborar con Moscú, en una de las medidas más enérgicas de este calibre desde el comienzo hace un año de la invasión rusa de Ucrania.

Las sanciones afectan a “individuos y entidades tanto rusos como actores de terceros países en Europa, Asia y Oriente Próximo” que respaldan el esfuerzo de guerra de Rusia” y tienen como objetivo “cubrir los vacíos” dejados por rondas previas de sanciones, comenzando por la anunciada este viernes contra el Banco de Crédito de Moscú, el banco privado más importante de Rusia, primero expulsado del sistema de transferencias internacional SWIFT y ahora objeto de “un bloqueo total”, según el comunicado del Tesoro.

Las sanciones a ciudadanos de terceros países vienen dadas por una investigación que tiene como figura principal al empresario italosuizo Walter Moretti, acusado de proporcionar “de manera encubierta información sensible de tecnologías occidentales” a los servicios de Inteligencia rusos, las mismas acusaciones que apuntan a otros individuos que figuran en la nueva lista de sanciones y relacionados con Moretti, como el alemán Markus Gerhard Mueller, así como dos compañías con sede en Emiratos Árabes Unidos, como son Taerio Limited and Tamyna FZE, empleadas como “tapadera” por el empresario.

“Moretti y sus asociados también han adquirido equipos para los laboratorios de armas nucleares de Rusia”, añade el Departamento del Tesoro, cuyas sanciones afectan también a compañías vinculadas al empresario y sus socios en Malta y Bulgaria.

Además, EEUU ha sancionado también a Nurmurad Kurbanov, “un traficante de armas ruso-turcomano que ha representado a empresas de defensa rusas y bielorrusas en el extranjero” y a Aleksander Yevgenievich Udodov, un empresario ruso vinculado al primer ministro ruso, Mijail Mishustin, acusado de actividades financieras ilícitas.

Las sanciones en el ámbito militar apuntan al suministro de materiales de fibra de carbono, comenzando por las impuestas al principal fabricante ruso de productos de este tipo, UMATEX, así como a otras compañías más pequeñas, como Argon, especializadas en materiales “empleados en casi todas las plataformas relacionadas con la defensa militar, incluidos aviones, vehículos de combate terrestres, misiles balísticos y equipo militar de protección personal, así como otros sistemas de armas”.

Así, todas las propiedades e intereses de las personas mencionadas en EEUU “quedan bloqueados”, como también estarán prohibidas “todas las transacciones que ciudadanos estadounidenses intenten llevar a cabo con las partes que aparecen en la lista, salvo un permiso específico, con la intención final de perjudicar “sectores clave generadores de ingresos para degradar aún más la economía de Rusia y disminuir su capacidad para librar la guerra contra Ucrania”, añade la Casa Blanca en un comunicado.

Además de estas sanciones del Tesoro, el Departamento de Comercio de EEUU avisa que “tomará varias medidas adicionales en lo referente al control de exportaciones” sobre 90 empresas rusas y de terceros países, China entre ellos, “por participar en actividades de evasión de sanciones y en apoyo del sector de defensa de Rusia”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *